jueves, 25 de noviembre de 2010

El humor en la fotografía

Aunque tal vez el otro día no quedó claro, soy un admirador de la obra de Elliott Erwitt. Me gusta su trabajo en general pero, sobretodo, sus fotos de situaciones graciosas.

El humor en la fotografía me parece fantástico como espectador pero también practicarlo como fotógrafo. Voy a comenzar una nueva serie en el blog -he creado una nueva etiqueta "el humor en la fotografía"- en la que les iré mostrando ejemplos de esta disciplina.

Para comenzar, hoy les presento esta situación que me encontré durante un viaje por Rumania.


Ocurrió en uno de los fabulosos monasterios de Bucovina (el primer tebeo de la Biblia merecerá una entrada a parte). Se trata del encuentro de un grupo de turistas japoneses con una monja que salió al jardín.


Ya ven que poca cosa aporté yo. Era una situación tan clara que fue evidente el reconocerla. No obstante, me fijé que yo fui el único en fotografiarla. Todo el mundo estaba obsesionado en fotografiar a la monja y nadie se daba cuenta que la foto era otra. Esto me hizo pensar que cada vez viajamos de forma más superficial y menos observadora.

Así que ya ven que la fotografía tanto puede hacer que perdamos el viaje por estar más pendientes de registrar todo lo que vemos, como tener el efecto contrario: hacernos estar más atentos a nuestro entorno y ser más observadores intensificando nuestra experiencia.



31 comentarios:

siqui dijo...

Ya sé que no viene a cuento, pero cosas como ésta son las que hacen que cada día tenga menos ganas de hacer fotos y viaje con las manos en los bolsillos. Y digo que no viene a cuento porque tú le has visto la parte humorística a la situación, yo acostumbro a verlo de otra forma menos benévola. Tengo que hacérmelo mirar

Andrés dijo...

jeje, una monja que ha conseguido cumplir su sueño de ser una modelo a la que todos desean fotografiar... :)

Marcelo Caballero dijo...

A ese pequeño ejército de fotógrafos apuntándole a esa monja les he puesto nombre. Los denomino: ojos sapiens ... andan por todo el mundo, Jordi. Este año los estoy observando con la cámara con gran dedicación en especial alrededor del Museo Dali en Figueres lugar donde vivo.
Te paso un post que hablo sobre ellos:

http://marcelocaballero-fotografia.blogspot.com/2010/11/camaras-turismo-y-accion.html

Un abrazo

ercanito dijo...

muy fino el comentario, Jordi. De camino, lo apunto para mis próximos viajes, porque yo mezclar ambas cosas, y me suelen quedar reportajes de lo más extraños.

Jordi Busqué dijo...

Siqui, a mi también me da rabia a veces, no te creas. Pero intento tomármelo por el lado bueno.

Jordi Busqué dijo...

Andrés, al principio se tapaba un poco pero al final perdió la vergüenza. Quién sabe, igual ahora es modelo.

Jordi Busqué dijo...

Marcelo, no sé yo si serán muy sapiens estos ojos. En todo caso me alegro de que en Figueres le saques partido al fenómeno.

Jordi Busqué dijo...

Ercanito, para eso está luego la edición. Puedes acabar con dos reportajes en lugar de uno.

RAFA PÉREZ dijo...

Hay una parte de mi trabajo que se nutre de situaciones como esas.
Con un poco de imaginación, el tema de la monja-modelo daría para un cuento interesante.

Xavi Piera dijo...

y encima firmando autografos...lo de los japoneses es un universo a parte...
vaya equipazos que llevan....

macroinstantes dijo...

El último párrafo es muy interesante. Creo yo que el problema son las prisas con las que vivimos. Para hacer lo segundo, hay que viajar relajado y sin prisas, pero comemos comida rápida, trabajamos esclavos de productividad, y cuando tenemos vacaciones y viajamos, contratamos demenciales paquetes tipo "Conozca toda Asia en 5 días, primer día: India y Pakistán". Los japoneses estos (y cada vez más gente) viaja como si los persiguiera el diablo, por la mañana Sagrada Familia en Barcelona, por la tarde La Alhambra en Granada, y a dormir a Madrid después de visitar el Prado. Al cabo de dos días no saben ni dónde están ni lo que están viendo, así que les entra el agobio y lo fotografían TODO para luego en casa, más tranquilos, tratar de averiguar dónde carajo han estado y qué han visto.

Albert dijo...

Hace algo mas de 21 años, en el Louvre, el año del 200 aniversario de la revolución, los japos se apiñaban frente a la Venus, dándose codazos y blandiendo sus teleobjetivos como bates de baseball, para conseguir una toma... vi la foto, me preparé en segundos, y al llegar a BCN, por pereza (creo que es la única vez que lo he hecho) mandé a revelar los negativos a un laboratorio de "prestigio"... y me los chamuscaron!!! (son los únicos negativos en B/N que no me he revelado yo).
Como para visitar París no hacen falta excusas, ni siquiera la de repetir una foto, siempre que he visitado la ciudad de la luz, he vuelto a los pies de la diosa por si podía capturar de nuevo ese momento, pero a pesar que he conseguido aproximaciones...
http://rosadefoc.byethost8.com/pixelpost/index.php?showimage=51
...el momento mágico fue ese, y ya no se ha repetido mas...
el humor es importante, y no solo en fotografía, lo que no se si en el fondo a la monja le hacia mucha gracia ser el foco de tanta lente!!!

MartinAngelair dijo...

Esta etiqueta, Jordi,...


...te la había puesto, (y muy agradecida), en muchas de tus entradas anteriores.




Como complementando,... :)






Y no sabes, de verdad, qué alivio para mí, compartir así el tiempo.



(...bueno, seguro que lo sabes,...:)






Besos.
B.N.C.J.






Nota: También seguro que la monja era más que simpática,... y 'profesional improvisando'.

MónicaPiquero dijo...

Lo que está claro, es que por más que un millón de esas "supermega" cámaras de última generación, que seguramente llevaban los "ojos¿sapiens?", apuntasen a la monja, no creo que en ninguna de esas fotografías haya ni un ápice de la persona a la que dirigen sus objetivos cual armas. Al menos tú, has extraido lo patético de la situación, con humor, pero también con cierta ironía amarga, compartida por los que deseamos conocer lo que nos rodea de otra manera, dejándonos impregnar por él y no dejando nuestra impronta allí por donde pisamos, o más bien pisoteamos.

Jordi Busqué dijo...

Rafa, tu y Tino también habéis recogido el testigo de Erwitt. Lo de la monja tal vez daría para una entrada de teología amateur.

Jordi Busqué dijo...

Xavi, sería interesante ir a Japón a ver que hacen allí.

Jordi Busqué dijo...

Macroinstantes, esa autoexplotación yo la veo como una enfermedad mental que precisamente por estar tan extendida no se considera como tal.

Jordi Busqué dijo...

Albert, creo que es fácil idealizar las fotos perdidas. Más vale olvidarse y pasar a otra cosa, que fotos hay en todas partes.

Jordi Busqué dijo...

MartinAngelair, yo creo que por un instante la monja se creyó modelo. Tal vez esta etiqueta tenga efectos retroactivos.

Jordi Busqué dijo...

Mónica, la verdad es que no me lo tomé nada mal. Me hizo gracia ver este tópico tan fielmente representado.

MartinAngelair dijo...

La monja se creyó monja,...



...lo que no tengo claro ahora,

...qué es una modelo para tí.




Y no, no es broma.





A lo mejor nos perdimos por lo que primero presuponemos,...y en realidad era.





(te quiero mucho, pero en esta ocasión le preguntaría a los que miraban a la monja)






B.

MartinAngelair dijo...

...vale, medio broma...



B.




(sinceramente, menos mal que no he perdido el apetito, porque vivir resulta agotador)

Ars Natura dijo...

Se podría inventar una historia con esas dos fotografías...
La de la modelo vestida de monja posando para los fotógrafos es buena, pero la foto en la que está firmando autógrafos... se sale!

Muy buen ojo, como siempre.

Jordi Busqué dijo...

MartinAngelair, me refería a una modelo de moda.

Jordi Busqué dijo...

Ars, la foto de los autógrafos tenía esa intención, pero las apariencias engañan.

MartinAngelair dijo...

A lo tonto me perdí,


...por dónde íbamos?






El Monasterio debe ser de lujo.







(un beso)

Buen fin de semana también para ti.

Jordi Busqué dijo...

MartinAngelair, los Monasterios tendrán su entrada dedicada.

igniszz dijo...

Jordi, estás seguro de que nadie te hizo una foto a ti tambien?

Jordi Busqué dijo...

Je, je, Igniszz. Tal vez sí.

Hermano Joaquín dijo...

El humor es una manifestación de la alegría del alma y ¿qué nos alegra el alma más que la comunión con nuestro Señor? Hijo mío.

Jordi Busqué dijo...

Hermano Joaquín, a Vd. le convendría la herejia del Pulpo Ernesto.