jueves, 3 de noviembre de 2011

Sobrevolar el mar Caribe y los privilegios de la vida presente


Casi seguro que nunca conseguiré salir al espacio exterior y ver nuestro planeta desde la distancia. No obstante, no me lo tomo como un problema grave. Al menos he tenido la suerte de vivir en una época en la que los vuelos en avión son algo accesible a bastante gente y de pertenecer a ese grupo.


Tal vez piensen que soy algo infantil, pero tras haber volado cientos de veces, todavía miro ilusionado por la ventanilla cada vez que voy en avión. No comprendo como hay pasajeros que cierran la visera de la ventanilla y se ponen a dormir. En esos momentos no puedo evitar pensar en una frase de Leonardo da Vinci: "El que no aprecia los placeres de la vida, no los merece".

Un arrecife caribeño


Uno de los mejores vuelos que recuerdo es cuando sobrevolé el mar Caribe. Las fotos que ilustran esta entrada son de ese viaje. El color turquesa de sus aguas me pareció impresionante.


¿Debería estar prohibido realizar un vuelo sin mostrar señales de alegría? ¿Se tendría que hacer pagar un suplemento a los pasotas, con el fin de regalar vuelos a personas que los disfrutarían si se los pudiesen permitir?

Y ustedes, ¿miran por la ventanilla cuando toman un avión?

¿Saben qué lugar es este?

East Harbour (Jamaica), según el señor Google. ¿De cuántos privilegios disfrutamos todos los días sin ni siquiera ser conscientes de ellos?

15 comentarios:

Joan Vendrell dijo...

Hola Jordi,

Me ocurre lo mismo, me ilusiona tremendamente poder mirar por la ventanilla, es más, durante el proceso siempre sueño despierto imaginando cómo sería estar allí abajo.

No recuerdo el autor pero comentaba que no tenía ninguna necesidad de viajar físicamente pudiendo leer libros desde su cómodo salón, en mi caso un libro, un documental, mirar por la ventanilla del avión engendra unas terribles ganas de estar físicamente en el lugar.

Ya me ocurría esto con los atlas y ahora con Google Earth.

Y ya puestos para dar respuesta a la típica pregunta ¿en qué momento de la historia te gustaría haber estado presente?, yo vuelvo a soñar desde la ventanilla con la conquista del Oeste, el paso del noroeste, la fiebre del oro, San Francisco.

En otros momentos con el Capitán Cook, las Américas...

Salut

Marc dijo...

Sería bueno eso de cobrar un plus a los que no disfrutan del viajar para que los que sí que lo harían pero no tienen el suficiente dinero pudieran hacerlo. Aunque apostaría a que muchos de los que cierran los ojos en el avión no estan realmente durmiendo sino recordando con gravedad la teoría de la gravedad.

A mi también me encanta mirar por la ventanilla, de repente todo se ve con mucha perpectiva y parece que las paredes que muchas veces nos auto-construimos y que no nos dejan ver más allá desaparezcan.

Paco Nadal dijo...

¡Que suerte! Pillaste una ventanilla limpia y sin rayazos, jajaja. Muy buenas fotos. Un abrazo

Bru Anglés dijo...

Cuanta razón. Yo soy de los que me quedo literalmente embobado mirando por la ventanilla, ajeno a todo lo que ocurre en el interior.

guillamat dijo...

100% de acuerdo. yo incluso diria más, es raro el dia que no esquivo la azafata para sacar la cámara por la ventana, o mejor dicho apoyarla en al ventana... :-)

Kikiricabra dijo...

Aquí estoy: yo soy de los que bajan la ventana o pide asiento con vistas al pasillo.

La explicación tiene el nombre de acojonamiento congénito virulento.

Cuando la cabeza me lo permite también disfruto el milagro. Esto lo pienso muchas veces: estar a 10km de altura, a 1000 km/h, etc...ES UN MILAGRO!!! (Y salir de allí con vida...)

Un saludo.

MartinAngelair dijo...

Inexplicablemente, y debido a mi fuerte vértigo,...

...no puedo subirme a la cabina de una simple noria de feria,...y sin embargo, los vuelos en avión, puedo hacerlos, y es más, disfrutar de la belleza de las alturas.





(Lo mío es más modesto, pero tengo muchas imágenes en mi recuerdo, de los viajes en avión que más conozco, y que atraviesan en diagonal, y horizontal,...:), este país; sobre todo de los primeros)




Los dos únicos vuelos en los que sobrevolé un mar a gran altura, fueron de noche, pero igualmente tenía a un lado una ventanilla.




Me temo que nos íbamos a pelear, no sé si de forma infantil, por ese asiento,...:)




Besos.
B.N.C.J.

Jordi Busqué dijo...

Joan, coincido contigo, a mi también me parece demasiado poco viajar con la imaginación.

Jordi Busqué dijo...

Marc, sí, yo me refiero a los que desprecian la experiencia, no a los que tienen miedo de volar.

Jordi Busqué dijo...

Paco, sí!, eso pasa pocas veces, je, je.

Jordi Busqué dijo...

Bru, eres de los mios, pues...

Jordi Busqué dijo...

Guillamat, hace tiempo que no me llaman la atención. ¿Tal vez ya se puede fotografiar durante el vuelo?

Jordi Busqué dijo...

Kikiricabra, lo tuyo tiene excusa, je, je...

Jordi Busqué dijo...

MartinAngelair, ¿has probado en avioneta? A mi ir en avioneta me pone mucho más nervioso, se nota un montón que estás suspendido en las alturas...

MartinAngelair dijo...

No, no he probado en avioneta,...

...casi que me la veo más como una cabina de noria.




Te la dejo para ti, y tus fotos de 'caminitos de piedra',... :)





(No veas la rabia que me da, con lo que me atrae otra cabina de noria como es el helicóptero y su vuelo)





Besos.
B.N.C.J.