martes, 10 de abril de 2012

La Laguna Colorada. Bolivia.

A casi 4300 metros de altitud, tocando el cielo del suroeste del altiplano boliviano, existe una laguna rodeada por una aridez extrema. Se parece a otras lagunas del Altiplano salvo por un detalle: es roja. O tal vez naranja... En realidad, cada vez que se visita, incluso en un mismo día, el color no es exactamente el mismo sino que recorre toda la gama de tonos que va del naranja al granate.

Situada dentro de la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa, en el suroeste del departamento de Potosí, la laguna colorada tiene una superficie de unos 60 km2 y una profundidad media de tan solo 35 cm.

La coloración característica se debe a la presencia del alga Dunaliella salina que, para poder sobrevivir a la intensa radiación ultravioleta a esa altitud, produce una enorme cantidad de beta-caroteno, el mismo pigmento que da el color naranja a las zanahorias. Otra responsable del color es una alga cianofícea rica en pigmentos de ficoeritrina, una proteína roja. Los cambios de  temperatura y de radiación solar durante el día causan la floración de estas algas, dando lugar a las variaciones en la coloración.

Llegué a la zona aprovechando que a uno de los 4x4 de las agencias que ofrecen recorridos por la zona le sobraba un asiento. La región es inmensa y hay infinidad de caminos de tierra, siendo muy fácil perderse.

Pasé la noche en un sencillo hospedaje muy cerca de la orilla sur. Era para estar contento, la noche anterior la había pasado en una cantina, durmiendo sobre una mesa larga ya que no existía nada en muchos kilómetros a la redonda. Esa fue una noche bastante interesante, cuyo relato prefiero dejar para otra ocasión.

Tras dejar mi mochila en la habitación salí a pasear por la orilla para intentar acercarme a los flamencos que habitan la laguna. Me arrastré por el suelo los últimos metros para no asustar a las aves y, así, poder observar su comportamiento.

El espectáculo es máximo en el verano austral, de diciembre a abril, cuando el número de flamencos puede superar los 20.000 ejemplares. En invierno, de mayo a agosto, el número cae dramáticamente hasta unos pocos cientos.

De las seis especies de flamencos existentes en el mundo, tres se encuentran en esta laguna. El más abundante es el flamenco de James (Phoenicoparrus jamesi), también conocido como parina chica, el cual representa el 90% de los ejemplares. El 10% restante son de la especie flamenco chileno (Phoenicoparrus chilensis) y flamenco andino (Phoenicoparrus andinus), también conocido como puna grande.

El entorno es increíble. A esa altitud, la poca densidad de la atmósfera se ve incapaz de conservar el calor y, por la noche, la temperatura baja hasta muchos grados bajo cero. ¿Pueden imaginar la belleza de los cielos estrellados que allí se observan?

 Geiser bajo la Vía Láctea

14 comentarios:

David Álvarez dijo...

Me ha encantado esta entrada, Jordi. Un lugar increíble y mágico.
un saludo

Agustin Rueda dijo...

Que gozada¡¡¡.

MartinAngelair dijo...

La Laguna Colorada y sus Flamencos de Luz...


...se podría decir que fue mi 'pionera',... :)






(Lo de era para estar contento,...en tu caso, a veces, produce algún que otro 'escalofrío')






Muy bonita entrada (para variar).






Beso.
B.T/N/D.C.J.

JC dijo...

Impresionantes fotos, me gustan especialmente la primera y la última.

Y menudo viaje. Mientras tanto, otros nos consolamos con ver flamencos murcianos cada verano...:-)

Jordi Busqué dijo...

David, muchas gracias. Efectivamente, en no pocos momentos da la sensación que esos colores no pueden ser verdad.

Jordi Busqué dijo...

Agustín, sí, regresaría ya.

Jordi Busqué dijo...

MartinAngelair, si no me equivoco tu pared (o techo) te recuerdan este lugar. Gracias!

Jordi Busqué dijo...

JC, gracias. Pues a ver si te animas, en verano hace más fresco que en Múrcia, te lo aseguro.

jana dijo...

Una autèntica meravella. Un regal de Déu que ens portes a la pantalla de casa, gràcies!"!!

Jordi Busqué dijo...

Gràcies per la visita, Jana!

nomesploraria dijo...

IMPRESSIONANT!!!!!!

Jordi Busqué dijo...

Muchas gracias, egregio Dr. Només!

Òscar Domínguez dijo...

Hola Jordi. M'agraden molt les imatges... Hi vaig estar fa molts anys i és un d'aquells llocs al que m'encantaria tornar-hi algun dia. Salutacions.

Jordi Busqué dijo...

Gràcies Òscar. Doncs et recomano que hi tornis. De fet, jo ja he repetit i encara em queden ganes de tornar-hi altre cop...