viernes, 2 de octubre de 2009

No tomarás el nombre de National Geographic en vano

El brillo de la Luna ilumina las nubes de la cima del cerro Fitz Roy, en la Patagonia.

Hace unos días hablé de los 10 mandamientos de la fotografía. Tras reconocer que yo mismo me salto la mayoría -en realidad no creo en ellos- también expresé mi respeto por el segundo: “No tomarás el nombre de National Geographic en vano”.

He admirado esta revista desde que era muy pequeño. La enorme calidad de sus fotos y el hecho de mostrarnos lugares inexplorados era el principal motivo. Parecían moverse en otra dimensión. Sus fotógrafos solían pasar incluso más de un año trabajando el tema. No importaba la rentabilidad, solo la calidad. En la actualidad, todavía existen algunos reportajes para cuya realización sus fotógrafos han dedicado más de un año, pero ya no es la norma. No obstante sigue siendo la mejor revista y la calidad es impresionante. Cuando conseguí publicar en la edición norteamericana me hizo una ilusión enorme. Era como contribuir en ese proyecto tan gigantesco.

Tino Soriano, quien trabaja mucho con ellos, comentaba en este blog que sabe de muchos fotógrafos que, falsamente, se atribuyen colaboraciones inexistentes con la revista. Esto es una forma de incumplir el segundo mandamiento. Hay otras. Por eso escribo esta entrada.

Estos días se está emitiendo en TV un anuncio de ambientadores Ambi Pur que ofrece aromas de National Geographic. Mi primera reacción fue ¿Qué hace NG anunciando ambientadores? Supongo que es la crisis que aprieta muy fuerte. Pero, ¿no hay otras formas de mantenerse a flote? Sentí pena al ver ese anuncio. Tuve la sensación de estar presenciando la violación de algo sagrado. Como si se estuviese prostituyendo un prestigio que ha costado más de un siglo de trabajo bien hecho.
Hay miles de personas trabajando en National Geographic y supongo que es imposible controlar que todos ellos quieran sinceramente a la institución. Me parece que alguien de marketing cree que National Geographic es “una marca” o “un producto”. Algo que hay que explotar.

No sé, tal vez soy un exagerado y un sentimental. ¿A alguien más le incomodan estas cosas?

8 comentarios:

frikosal dijo...

Han acumulando un valor de marca impresionante y lo que están haciendo es rentabilizarlo. Creo que hace tiempo que venden trípodes con su marca. Hay telescopios Ferrari.

Y extrapolando esta tendencia, mi pronóstico (lo digo un poco por provocar) es que la gente acabará pagando por publicar sus fotos allí.

De momento, los que mandan una foto al my shot (o como se llame esa sección) les dan derecho a publicarla allí donde quieran *gratis*, una de las fotos sale cada mes en la revista, si no me equivoco.

Andres dijo...

Estoy contigo. No sé si pensaréis lo mismo, pero algunos artículos, me parece, rayan un poco el sensacionalismo, alejándose del caracter al que me tenían acostumbrado. Me pasa lo mismo con su canal de televisión (que aunque ahora no tenga tele, alguna vez la veo por ahí), sus documentales me dan la impresión de querer ganar audiencia, no importa el método. Aún así, sigo siendo un entusiasta de la revista, sus artículos y sus fotógrafos, incluído tú ;)

Rafa Pérez dijo...

La pregunta no por clásica es menos oportuna:
¿El fin justifica los medios?
En la situación actual de crisis en los medios de comunicación (se vende menos el papel, la gente baja los reportajes de NG y no compra sus DVD...), ¿no puede ser una búsqueda de financiación para poder seguir publicando y, lo que es más importante, produciendo reportajes?
Yo, mientras, seguiré disfrutando con los reportajes de los que sí publicáis allí y trabajando para poder hacerlo en el futuro.

Jordi Busqué dijo...

Frikosal,

No creo que se acabe pagando por publicar. En el momento que eso pasara ya no daría prestigio. Seguro que muchos aficionados lo harían pero no los buenos profesionales. Por algo es una profesión. Aunque ahora caigo que en revistas como Nature y Science esto ya pasa. Pero creo que es diferente.

Lo de "my shot" es una vergüenza que se queden el copyrigth. Me han decepcionado, creía que eran realmente diferentes a las otras revistas. Aunque después falta ver si realmente van a usar las fotos.
Sé de muchas revistas que organizan concursos con el fin de hacer archivo gratis. Una autentica vergüenza.

Andres,

La revista sigue gustándome mucho. De vez en cuando hay reportajes absolutamente increíbles. Marca de la casa. Pero estoy de acuerdo contigo respecto al canal de TV. Tienen muchos programas tontos y sensacionalistas tipo "catástrofes aéreas", "megaconstrucciones" y ese tipo de cosas super-mega-hiper-algo. Discovery Chanel es parecido.

Rafa,

Tal vez tengas razón. Hacer buenos reportajes cuesta tiempo y dinero. Quizas, sobretodo en estos tiempos de crisis, haya que tragarse el orgullo y hacer campañas cutres como esta. Nos hemos acostumbrado muy rápido a los contenidos gratis de Internet. Habrá que mejorar la publicidad, o pagar los contenidos o buscar nuevas fórmulas. Yo estoy muy contento de pagar la subscripción anual del NGM.

igniszz dijo...

Sí que es vergonzoso, pero sólo para los que hemos contribuido a idealizar la revista nuestros sueños de fotógrafos hasta ponerla en un pedestal que empieza a tambalearse. Es evidente que ha pasado a ser solamente un negocio. Dentro de poco veremos los calzoncillos NG y la colonia NG anunciandose por navidad.
Debo reconocer que colecciono la revista, pero cada vez con menos entusiasmo.

Jordi Busqué dijo...

Igniszz,

Yo no diría tanto como "solo un negocio". La verdad es que la mayoría de reportajes que publican son muy buenos. Y de vez en cuando tan impresionantes que hasta da pena que sea una revista mensual y no un libro (quiero decir algo que parece que tenga una vida más larga). Pero también es cierto que en otras secciones (sobretodo algunos programas del NG Channel) no me parece que estén a la altura. Lo del marketing salvaje me parece una pena y que aunque genere dinero no creo que le haga mucho bien a una imagen que casi se asocia a la de perfección.
Yo tb la he tenido por muchos años en un pedestal.

macroinstantes dijo...

Hacer cualquier cosa con calidad requiere tiempo y medios, que cuestan dinero. Pero hoy el dinero está en otra parte, al gran público le importan un bledo las pirámides de Teotihuacán, lo quieren saber es si la ex del primo del conocido del que concursó en Gran Hermano XII se tira al que salió diciendo que conocia a uno que se enrolló con el primo del... Me parece milagroso que todavia sobreviva, lo de los perfumes es que están intentando capear el temporal como pueden, vendiendo el prestigio del nombre de National Geographic... pero es cierto que eso es prostuirse en cierto sentido, y la larga pueden pagar perdiendo el prestigio de que gozan. Claro que la alternativa puede ser la extinción.

Jordi Busqué dijo...

Macroinstantes,

Tal vez tengas razón y sea un mal menor para evitar la extinción de la calidad. Esperemos que les funcione.