martes, 29 de septiembre de 2009

Métodos tradicionales bajo la modernidad del Central District de Hong Kong

Vista nocturna de Central y Victoria Bay desde Victoria Peak. (Pinche la foto para ampliarla)

El Central District de Hong Kong aparenta ser un paradigma de modernidad. Una de las mejores formas de apreciarlo es desde Victoria Peak. La vista por la noche es espectacular y ciertamente parece una ciudad del futuro. Pero si uno pasa unos días y se fija un poco en los detalles, se dará cuenta de que bajo esa modernidad se esconde todavía la tradición.

He aquí un pequeño ejemplo: Uno de los rascacielos menores está cubierto por un Gulliver que anuncia unos calzoncillos muy caros. Si nos fijamos en el sobaco del individuo vemos que hay unos liliputienses con casco amarillo (amplie la foto). Estos operarios están construyendo un andamio que envuelve todo el edificio.

Enorme andamio envolviendo a Gulliver. (Pinche la foto para ampliarla)

El andamio ha sido montado en menos de dos días (tengo fotos que lo prueban). Pero lo que quiero hacer notar es que éste, aunque parezca imposible, está hecho de miles de... ¡cañas de bambú!

Una mirada más cercana revela la verdadera naturaleza del andamio: Miles de cañas de bambú. (Pinche la foto para ampliarla)

6 comentarios:

treehugger dijo...

Sr. Busqué, le puedo asegurar que en 1991 el Hong Kong Britanico ya utilizaban tan avanzada tecnologia!

frikosal dijo...

No quiero ni pensar en subirme a ese andamio !

Jordi Busqué dijo...

Treehugger,

no me extraña. Creo que entonces era tan chino como ahora.

Frikosal,

hace Vd. bien.

Andres dijo...

Que pasada! realmente increible lo que hacen. Me he quedado sin palabras.

igniszz dijo...

Es realmente increíble. Ya lo había visto en un reportaje, y sigue siendo increíble. Desafía unas cuantas normativas sobre construcción.

Maria Rosa Vila dijo...

Estupendo blog el tuyo, Jordi! Acabo de descubrirlo y me ha enganchado de tal manera que he terminado leyendo todos los posts y comentarios de un tirón. Menos mal que lo empezaste hace sólo un mes, porque si hubiera sido hace un año me habría pasado todo el santo día sin mover un dedo. A destacar que la calidad literaria está a la altura de la fotográfica: las dos son excelentes. Y todo ello sazonado con un inteligente sentido del humor que me ha arrancado una sonrisa en más de una ocasión. Mil gracias.
Ahora mismo añado tu blog a mi lista de bitácoras para seguir disfrutando de él.
Un abrazo!