viernes, 12 de febrero de 2010

Licenciado en viajes

Hoy se cumplen cuatro años del inicio de mi primer gran viaje. Acababa de dejar el doctorado a medias y me iba a sudamérica sin billete de regreso.
Me acompañaba mi hermano M, que decidió, a su vez, hacer su primer gran viaje al haberse licenciado en química. Durante los cuatro meses que viajamos juntos lo pasamos en grande y tengo que reconocer que casi no saqué fotografías. Fue al final, cuando él se marchó, que yo me quedé tres meses más para hacer reportajes de algunas cosas que habíamos encontrado en la primera parte del viaje.

Los menonitas de Bolivia. Mi mejor y más dificil reportaje.

Al final regresé a Barcelona, me hice una página web y empecé a enviar mensajes y pedir citas a todo editor cuyo contacto conseguía. Fue entonces cuando me di el porrazo con la realidad. La mayoría de ellos ni se dignaba a responder mis correos o, cuando llamaba o les visitaba en persona, me daba cuenta que ni siquiera habían mirado las fotos.

Del reportaje sobre uno de los últimos buscadores de oro de Tierra del Fuego

Pasó el tiempo y fui encontrando editores que hacían bien su trabajo, en gran parte gracias a los innumerables consejos del siempre generoso Tino Soriano. Medio año más tarde, en abril de 2007, por fin publiqué mi primer reportaje. Fue gracias a la confianza de Oriol Pugés de Rutas del Mundo. Fue un pequeño resumen de cuatro páginas de la historia de una familia Amish en la selva.

Grandes editores, como Pepe Baeza del Magazine de La Vanguardia, generosamente revisarían mi trabajo, y Alejandro Yofre de El Periódico -que ahora debe estar disfrutando de su retiro paseando entre sus olivos del Empordà- me publicó un reportaje de la Patagonia y fue el primero en publicarme los menonitas en España.

Noche solitaria en el Altiplano

Luego llegaría la National Geographic con Gail Fisher (la ilusión que me hizo...), El País Semanal con Elena Ayala, Altair con Serena Castagnola y la constante confianza de Maria Dias de Lonely Planet Magazine.

A pesar de todo, sigue costando mucho el tener suficientes ingresos. Está claro que la recompensa de este trabajo no es el dinero. Son las innumerables veces en que uno se encuentra en algún paraíso natural, o comiendo en compañía de algún personaje excepcional. Es entonces cuando uno se dice a si mismo que está en el camino correcto y que todas las penurias valen la pena. Que esta es una buena forma de aprovechar la vida para, como dijo Thoreau, no llegar al día de la muerte de uno para descubrir que no ha vivido.

El último hielero del Chimborazo

Ya han pasado cuatro años y me concedo a mi mismo la licenciatura en viajes. Creo que ahora voy a por el doctorado. Cuatro años más. ¿Qué aventuras me deparan?

Claro está que al final de todo están las personas que luego compran las revistas. Muchísimas gracias a todos ustedes mis queridos lectores.

No podía faltar en este brevísimo resumen mi querido cerro Fitz Roy, al que espero regresar pronto

18 comentarios:

RAFA PÉREZ dijo...

Jordi, hace años que tengo claro que la recompensa no es económica. El que no lo tiene tan claro es el director del banco por más que le explico las otras recompensas de este modo de vida.
Por cierto, te recomiendo la última entrada de Naturpixel. Fotos a 0,22.

Andres dijo...

Muchas felicidades Jordi! espero que sean muchos más. Y felicidades por la publicación en la exposición "Les Sommets de l'Image".
En cierto modo me entran ganas de hacer a mi lo mismo, pero mis fotos están a años luz de las tuyas.
Justamente hoy se cumplen tres años que dejé España y aunque dejé atrás un posible buen trabajo, también tengo claro que el dinero no es loque más vale en la vida.

frikosal dijo...

Estupenda entrada. Felices sean los que han tenido el coraje de ser libres.

la desanchá dijo...

Usted fué valiente. Ahora podría tener un trabajo de 8 a 3, probablemente con un buen sueldo y sin riesgos, pero eligió lo que le gusta, aunque un día le publiquen y otro no, e incluso acabe con un brazo "fregado" . Esto le llena más y ahí tiene usted su recompensa.

kris ubach dijo...

Felicidades por tu licenciatura Jordi. Y sí de acuerdo con Rafa, la recompensa no es económica, pero la hipoteca sí.

en fin.

MartinAngelair dijo...

A por ese Doctorado, Jordi.


...Ojalá en esta entrada hubieses relatado cronológicamente (en sentimiento tendríamos que hablar ya de un libro,...o dos), todas tus 'salidas', y por consiguiente, 'entradas' a nuevos mundos, hasta la fecha de hoy de tu licenciatura.




Haremos fiesta.






B.N.C.J.


Besos felices (y orgullosos)

Jordi Busqué dijo...

Rafa, creo que me voy a suscribir para hacer una revista y forrarme. Luego con lo que gane me dedicare a hacer fotos.

Creo que el camino para los fotografos es centrarse en las revistas que hagan reportajes de autor, en los que todas las fotos sean de la misma persona, ofreciendo una consistencia en todo el articulo.

Jordi Busqué dijo...

Andres, felicidades para ti tambien entonces! Me alegro de que tu tampoco te hayas arrepentido.

Jordi Busqué dijo...

Muchas gracias mi querido Dr. Frikosal. Usted es mucho mas libre de lo que nos quiere hacer ver!

Jordi Busqué dijo...

Desancha, de momento voy a seguir. Pero no descarto regresar a la astrofisica en un futuro, ya que tambien me interesa mucho. Pero esta claro que para lo que hago ahora es mucho mas ventajoso el ser relativamente joven.

Jordi Busqué dijo...

Bienvenida Kris! Creo que tu tomaste un decision similar, verdad? Me alegro de que tambien aprecies los intangibles.

Jordi Busqué dijo...

MartinAngelair, la lista cronologica tendra que esperar. Ademas es muy larga y tampoco tiene demasiado interes. Creo que los mejores destinos son distintos para cada persona. Por eso es mejor que cada uno siga su camino segun como quiera sentirse.

Paco Elvira dijo...

Me uno a las felicidades. Queda claro que la recompensa no es económica pero, ¿y aquellos momentos mágicos sobre el terreno en que, de repente, piensas: que suerte tengo de estar haciendo esto?

mundorero dijo...

Cuatro años dan para muchos viajes y experiencias. Me alegro que hayas podido disfrutarlo.

Pero se me plantea una duda: todos decís que la recompensa no es económica, entonces ¿de qué vive un fotografo?
Naturalmente la respuesta se refiere a lo material. Las otras recompensas están claras.

Jordi Busqué dijo...

Paco, muchas gracias! En efecto, me refiero a esos momentos como parte de la recompensa.

Jordi Busqué dijo...

Mundorero, pocas veces da para vivir muy holgadamente.

Yo, por ejemplo, paso la mayor parte del año viajando por países del tercer mundo (que me encantan) o de economía similar, lo que me permite minimizar gastos.

Si fuera un trabajo hecho a disgusto está claro que sería terriblemente mal pagado, porque uno dedica muchas horas y cantidades enormes de energia. Es en ese sentido que digo que la recompensa a tanto esfuerzo no es económica. Pero claro, algo se gana sino vaya profesión sería...

nomesploraria dijo...

Mi querido Dr. Busqué.
Tengo que reconocer que siento envidia. Envidia de su valentía por haber tomado la decisión correcta en el momento oportuno; envidia de esos paraísos que visita; de sus encuentros...

Jordi Busqué dijo...

Dr. Només, sepa Vd. que no todo es tan de color de rosa como parece...